miércoles, 4 de noviembre de 2015

27. EL USO DE LAS TABLETS EN CLASE

Asistimos en nuestros días a un boom de invasión de las tablets en la escuela. Lo mismo sucedió con los experimentos pedagógicos que fueron sucediéndose en la mitad del siglo pasado, impulsados -entre otros- por Skinner, Pavlov, Thordike y Watson (como sabemos, bastantes de ellos fracasados, aunque respeto a los docentes que no estén de acuerdo con esta afirmación) y con la inclusión de los llamados "mass media". Por ello, he creído oportuno reflexionar sobre este fenómeno, analizando las ventajas y desventajas de las tabletas en clase, y aportando mi opinión personal. 

Alumnos en una clase de Ciencias Naturales. Disección de una rana

Nadie duda del potencial de esta herramienta para favorecer el aprendizaje -no la educación-, como tampoco duda nadie la importancia que tiene el poder contar con docentes muy preparados para poder enseñar los conocimientos de sus materias, utilizando esta herramienta. Pero, antes de su incorporación masiva, conviene hacer un estudio serio para que esta herramienta sea incorporada en la ayuda al aprendizaje, teniendo en cuenta los valores, misión y visión del proyecto educativo del centro educativo; así como la formación específica de los docentes y de las familias en el uso de esta tecnología para, si procede, ir poniendo -poco a poco- todos los medios en su incorporación como un elemento más de ayuda -¡no el único!-.

Los alumnos deben tener la suficiente preparación y madurez para el uso de esta ventana abierta al mundo. A ningún padre se le ocurriría dejar a sus hijos utilizar el cuchillo, hasta que no les vea con la suficiente destreza y responsabilidad; y todos sabemos lo importante que es este cubierto en la mesa para "atacar" a ciertos productos alimenticios.

VENTAJAS

  1. El alumno lo recibe con ilusión. Podríamos decir que inicia el estudio motivado.
  2. El profesor puede conectar con el alumno para personalizar las tareas y otras informaciones.
  3. Se puede trabajar en grupo desde casa, lo que favorece la interacción entre alumnos.
  4. Casi todo el material de estudio (los libros) se lleva en este dispositivo, evitando deformaciones en la espalda y los hombros.
  5. Por su interactividad táctil, favorece el acceso a informaciones complementarias atractivas (vídeos, mapas, gráficos...), sin necesidad de utilizar otros dispositivos.
  6. Fomenta la creatividad del alumno: elaboración de presentaciones, diseño gráfico, fotografía...
  7. Enriquece el vocabulario tecnológico al estar constantemente utilizándolo para comunicarse (e-mail, aplicaciones, fuentes, "backup", archivos, portal, nube, apps...).
  8. Si se incluyen pruebas de control, los alumnos pueden autoevaluarse y corregir sus propios errores, sin temor a ser ridiculizados por sus compañeros.
  9. Los alumnos suelen estar más atentos en clase, siguiendo en la tablet las indicaciones del profesor.
  10. La biblioteca, el museo, las culturas de otros países, las "demos", los experimentos científicos, la naturaleza en todos sus ámbitos... están a un solo clic.

DESVENTAJAS

  1. Acceso a cualquier tipo de información. Además de la indicada en el punto 10 anterior, pueden acceder a portales de terrorismo, pornografía, sectas, técnicas de robo y construcción de explosivos, etc. Aunque la escuela y los padres doten de filtros a la tablet, nuestros alumnos son hijos de su tiempo y saben cómo eliminarlos.
  2. Su atractivo, facilita el exceso de tiempo que le dedican: "Ya que la tengo, aprovecho para jugar y descargarme aplicaciones".
  3. Abrir cuentas en portales donde se requiere ser mayor de 18 años (es fácil ocultar la verdadera edad).
  4. Inversión económica: aprox. 500 € la tablet + 150 € los contenidos.
  5. Recibir e-mails, tuits, chateos...; mediante avisos que dispersan la atención del estudio que se está realizando en ese momento.
  6. Los contenidos no son transportables. Una familia tiene que invertir cada curso en esos contenidos, aunque sean los mismos que utilizó su hermano o un amigo el curso anterior.
  7. Cuando se "cuelga" una tablet, el profesor -después de un tiempo en el que no ha podido resolver el problema- manda al alumno a que comparta con otro compañero, lo que facilita la distracción de ambos.
  8. Con la tablet, las funciones de escribir, resumir o tomar apuntes; son tediosas y originan pérdida de tiempo.
  9. No facilita el desarrollo de la memoria ni el pensamiento inductivo y deductivo. Se prefiere ir haciendo clics y detenerse en lo atractivo de lo presentado.
  10. Su uso prolongado puede favorecer anomalías en la vista y adicción digital.

OPINIONES Y SUGERENCIAS PERSONALES

La utilización en los centros educativos se está haciendo más por la creencia de aportación de valor que por la constatación de buenos resultados. He intentado descubrir algún estudio serio y no lo he encontrado. Los que comercializan estos productos, dicen maravillas de los mismos; y los detractores, solo ven inconvenientes.

Un centro educativo tiene sus propias peculiaridades -su ideario-  y la dirección debe estudiar con rigor si conviene la implantación masiva (aunque sea en algunas unidades) o hay que esperar a conocer resultados objetivos ("los experimentos con gaseosa": hay quien lo celebra con champagne y luego se le sube a la cabeza)

Nuestros alumnos no son "ratoncillos de indias". Las editoriales deben invertir en grupos de control (fuera del horario de clase) y contrastar resultados. Mucho me temo que en los cursos de Primaria y Secundaria, donde se ha impuesto la tablet sin más, los resultados no sean buenos en las pruebas de acceso a la Universidad. Ojalá me equivoque.

Con la tablet, se limita la capacidad de pensar, esquematizar, resumir. He visto cómo el alumno realizaba divisiones por acierto-error, siendo muy atractiva la presentación pero nula su aplicación en la resolución de problemas. Es decir, el alumno puede aprender a realizar operaciones pero no saber cómo se aplican en el mundo real. La relación tiempo-aprendizaje era decepcionante.

Sugiero que:
  • No deben sustituir a los libros y cuadernos. Debe complementarlos (vídeos, mapas, bibliografía, experimentos científicos, talleres...).
  • Deberían poder colgarse en la nube los contenidos de las distintas asignaturas para que, con una sola licencia, pueda beneficiarse toda la familia; como ocurre con el software de las aplicaciones instaladas en un PC (Office, Photoshop...).
  • La escuela podría crear una biblioteca virtual a la que se podría acceder también desde casa.
  • Como ocurre en algunos países, la familia podría pagar solo un seguro por la utilización de la tablet, sin necesidad de invertir en una tablet para cada hijo. Las editoriales deberían facilitar esta opción.
Por último, quiero manifestar mi convencimiento que los buenos resultados académicos no están en la incorporación de los medios tecnológicos (que es lógico que estén incorporados en el proceso cognitivo, como medio de ayuda, al igual que otras metodologías) sino en la inversión en tener buenos profesores. Esto se consigue:
  • Con formación continua (no unas simples sesiones de comienzo de curso).
  • Diseñándoles un plan de carrera profesional en el centro.
  • Proporcionándoles medios técnicos y lugar agradable de trabajo.
  • Incorporándoles al proyecto educativo.
  • Remunerando por encima de la media.
  • Proporcionando tiempo para investigación y publicaciones.
  • Facilitándoles visitas a centros punteros y ferias de su especialidad.
  • Interesándose por lo que les preocupa y, si es posible, poner los medios para ayudarles.




1 comentario:

  1. Juan do Rego Santín10 de noviembre de 2015, 6:50

    Me parece una reflexión verdaderamente importante. La tecnología debe ser una herramienta que facilite alcanzar las metas humanas en cuanto a estudio, investigación y conocimiento de lo que en realidad merece la pena.

    ResponderEliminar