miércoles, 12 de noviembre de 2014

25. EL DIRECTIVO EMPRENDEDOR Y SU AUTODIAGNÓSTICO


En mi opinión, todo directivo debe ser emprendedor. Este perfil de emprendedor no solo es aplicable al empresario sino a sus inmediatos colaboradores: los directivos.

A continuación, y de forma esquemática, se indican 30 puntos para ayudar en el autodiagnóstico y a los que el directivo emprendedor debe responder, puntuándolos del 1 al 5 (siendo exigente en la respuesta y crítico) e intentar poner los medios para mejorar los puntuados por debajo del 4.


  1. Tengo formación suficiente para ser eficaz en el puesto que ocupo.
  2. Participo en congresos, conferencias, ferias…
  3. Conozco a mis principales empresas competidoras.
  4. Conozco la legislación que regula la actividad que desempeño.
  5. Estoy en contacto con los organismos relacionados con mi actividad (nacionales e internacionales).
  6. Tengo actualizada la base de datos de clientes y conozco su nivel de satisfacción con el servicio que les ofrezco.
  7. Tengo actualizada la base de datos de proveedores y clasificados en función de la calidad-precio que me ofrecen, seleccionando e incorporando a los mejores.
  8.  Me propongo, al menos cada tres meses, conseguir un cliente nuevo y fidelizarle.
  9. Reviso, al menos mensualmente, los objetivos conseguidos y a conseguir. Llevo control económico de los mismos.
  10. Analizo, al menos mensualmente, el estado del presupuesto previsto. Corrijo las desviaciones.
  11. Conozco y participo activamente en la misión, visión y valores de mi empresa.
  12. Propongo nuevas ideas que den valor a la empresa y diseño la hoja de ruta para su ejecución.
  13. Conozco a mi personal no solo en la actividad profesional si no también en la familiar y social. También me conocen a mí.
  14. Soy asequible a los demás. Me localizan con facilidad.
  15. Conozco las fechas importantes de mi equipo: cumpleaños, aniversarios boda, nacimiento hijos… Tengo un pequeño detalle con ellos.
  16. Propongo incentivos para mi equipo, tanto económicos como materiales.
  17. Doy la misma importancia a las cosas pequeñas que a los grandes proyectos.
  18. Respondo siempre a las cuestiones que me plantean. Detesto el “silencio administrativo”.
  19. En mi equipo es fácil y constructiva la comunicación. Todos aportan sus opiniones.
  20. Soy claro y breve en las reuniones necesarias (no más de 30 minutos).
  21. Mi forma de proceder en la asignación de tareas es: comunicarla claramente, escuchar las opiniones, rectificar si fuese necesario, decidir.
  22. Pongo los medios para corregir los defectos que detecto en mi forma de actuar.
  23. Me ven alegre y optimista en mi trabajo.
  24. Pido disculpas si me he equivocado o herido con mi respuesta o actuación.
  25. Sé delegar. No me siento imprescindible.
  26. Sé ponerme un horario que dé fin a la jornada para dedicar el resto a mi familia.
  27. Soy consciente de la importancia ética que exige mi puesto: laboriosidad, orden, puntualidad, honestidad, buen porte externo, sigilo profesional, detestar la corrupción…
  28. Impulso la formación continua.
  29. Impulso la formación académica en los jóvenes.
  30. Formo a quien me tenga que sustituir.
Seguro que, con tu experiencia, eres capaz de aportar más puntos a tener en cuenta para ser un buen directivo emprendedor. Por ello, te animo a que los incorpores en los comentarios de esta nota para que otras personas puedan beneficiarse.

1 comentario:

  1. Muy interesante y útil, Antonio. Lo comparto en Facebook y Twitter. Un abrazo.

    ResponderEliminar